Premios César toman medidas contra la violencia sexual

Compartelo

Premios César emprenden medidas  contra la violencia sexual.

Estrellas de cine y otros miembros de la industria cinematográfica declarados culpables o que enfrenten posibles sentencias por delitos sexuales o violencia sexista no podrán estar presentes en  la máxima ceremonia del cine francés “por respeto a las víctimas”. La entrega de los Premios César, el equivalente francés de los Oscar, que se celebrará este año el 24 de febrero en París, es una gran fecha en el calendario de la industria cinematográfica en Francia. Los César han enfrentado críticas, como otras organizaciones cinematográficas internacionales, tras el movimiento #MeToo contra la violencia sexual.

Activistas por los derechos de las mujeres protestaron fuera de la ceremonia de 2020 en la que el director Roman Polanski ganó un premio. La actriz Adele Haenel, quien acusó de acoso sexual a otro director francés por incidentes supuestamente ocurridos en la década del 2000, cuando ella tenía entre 12 y 15 años, se levantó y se retiró de la sala, seguida de algunas personas más cuando Polanski fue nombrado mejor director por “J’accuse” (“El oficial y el espía”).

Polanski no asistió a la ceremonia y la calificó de “un linchamiento público”. Todavía es buscado por las autoridades estadounidenses, décadas después de que fue acusado de violar de una adolescente de 13 años en 1977. Se declaró culpable de relaciones sexuales ilegales con una menor de edad, pero escapó del país en la víspera de su sentencia.

La junta que supervisa los César ha considerado en meses recientes posibles reglas al respecto de eventuales nominados sospechosos de delitos. Pero todavía no se ha definido. En noviembre, la junta también retiró al actor Sofiane Bennacer de una posible consideración para actores revelación después de que medios franceses reportaran que está siendo investigado por presuntas violaciones.

Mientras tanto, la junta ha presentado algunas medidas para la ceremonia de este año y anunció esta semana que “por respeto a las víctimas”, decidió “no poner los reflectores en personas acusadas por autoridades judiciales de actos violentos”. Los posibles nominados no serán invitados a la premiación de este año si están siendo investigados por actos violentos que impliquen sentencias a prisión, especialmente violencia sexual o sexista, dijo la junta. Lo mismo se aplicará a personas que ya hayan sido sentenciadas por tales actos. Tampoco se permitirá que otras personas hablen a su nombre si ganan un premio, agregaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *