animales

Epidemia de gripe aviar mata a cientos de focas y pingüinos en Chile

Compartelo

Más de 1.500 focas y 730 pingüinos han muerto en zonas costeras de Chile.

La Administración Nacional de Pesca y Acuicultura de Chile anunció el 31 de marzo que desde mediados de febrero de este año, 1.535 focas y 730 pingüinos han muerto en las zonas costeras del norte de Chile debido a la infección por influenza aviar altamente patógena, según la Administración Nacional de Pesca y Acuicultura de Chile. La enfermedad se está extendiendo hacia el centro y sur del país, afectando a una gran cantidad de animales marinos. La agencia ha pedido al departamento de salud de Chile que emita una advertencia a los residentes para que no entren en contacto con animales muertos en las zonas costeras y que informen de inmediato al departamento local de prevención de epidemias.

La gripe aviar altamente patógena es causada por una cepa altamente contagiosa del virus de la influenza A, que afecta principalmente a las aves. Los animales que resultan infectados pueden experimentar una rápida propagación de la enfermedad y una alta mortalidad. Los seres humanos también pueden infectarse con esta enfermedad, especialmente aquellos que tienen contacto directo con aves infectadas. Aunque la transmisión de la gripe aviar de las aves a los humanos es rara, ha habido casos de transmisión y los expertos en salud han expresado su preocupación por la posibilidad de una pandemia si el virus muta a una forma más contagiosa.

Preocupación por mutación del virus a forma más contagiosa.

Además de Chile, Perú también ha visto la muerte de más de 3.500 focas debido a la infección con la gripe aviar altamente patógena. Esta situación ha llevado a que la Organización Mundial de la Salud Animal emita una alerta a los países sudamericanos para que tomen medidas de prevención y control de la enfermedad en animales.

El impacto de la enfermedad en la vida silvestre puede ser significativo, especialmente en las poblaciones de aves y mamíferos marinos que dependen del océano como fuente de alimento. Además, la pérdida de estas especies puede tener un impacto en la cadena alimentaria marina y en la ecología de las zonas afectadas.

Es importante que las autoridades sanitarias tomen medidas para controlar y prevenir la propagación de la enfermedad en animales. Además, los residentes en las zonas costeras afectadas deben estar atentos y evitar el contacto con animales muertos. La gripe aviar es una enfermedad seria y su propagación puede tener consecuencias graves para la salud humana y la biodiversidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *