computadorastecnologíaTrivial

Descubren agujero negro supermasivo usando lentes gravitacionales y supercomputadoras

Compartelo

Equipo descubre agujero negro supermasivo en galaxia brillante de Abell 1201.

Un equipo de investigación liderado por el Dr. James Nightingale de la Universidad de Durham en el Reino Unido ha descubierto un agujero negro supermasivo de clase monstruo con más de 30 mil millones de veces la masa del sol. Este hallazgo es significativo ya que es el primer agujero negro descubierto mediante el uso de efectos de lentes gravitacionales y simulaciones de supercomputadoras. El efecto de lente gravitacional se refiere a un fenómeno en el que la luz del fondo es refractada por un objeto celeste masivo, amplificándola como si mirara a través de una lente.

El agujero negro se encontró en la galaxia más brillante en Abell 1201, un cúmulo de galaxias a unos 2.700 millones de años luz de la Tierra. El equipo utilizó el Telescopio Espacial Hubble para capturar imágenes ampliadas de la luz de la galaxia refractada, y simuló cientos de miles de veces el proceso de la luz que se refracta a través de un agujero negro utilizando DiRAC High-Performance Computing (HPC), una instalación de supercomputación integrada en el Reino Unido.

El agujero negro descubierto es uno de los agujeros negros más grandes jamás descubiertos y teóricamente se encuentra en el límite superior de los posibles agujeros negros. La mayoría de los grandes agujeros negros conocidos fueron atrapados porque estaban activos, atraían materia a su alrededor y emitían energía electromagnética, incluidos los rayos X. Este hallazgo abre la posibilidad de encontrar y estudiar agujeros negros que son más inactivos y más grandes de lo que se pensaba anteriormente.

El agujero negro más grande jamás observado es TON 618, que se encuentra a 108 años luz de distancia de la Tierra y se encuentra cerca del límite de Canis y Capricornus, y se sabe que es aproximadamente 40 mil millones de veces la masa del sol. Los resultados del estudio se publicaron en el último número (29) del informe mensual de la Royal Astronomical Society (MNRAS). En resumen, este descubrimiento es un primer paso hacia una mayor exploración del misterio del agujero negro y abre la posibilidad de descubrir nuevos agujeros negros más grandes y más inactivos de lo que se pensaba anteriormente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *